SIN TAPUJOS. La franquicia, Palaco y los "chocolates"




  • La semana pasada escribí en este espacio acerca de la clara decadencia que observo en la famosa “Franquicia Azul”, más conocida como el PAN, haciendo remembranzas del éxito obtenido durante aquellos años en que ganaron las primeras presidencias municipales en todo el Estado de BC rematando con la primera gubernatura y su situación actual, muy desprestigiada.

    Recibí muy poca respuesta a esta columna. Solo un par de buenos comentarios de amigos lectores y uno de crítica que me mandó un viejo compañero de escuela desde Torreón con este escueto mensaje: “Seguramente con el PRI les irá muy bien…no te mediste Tomás…Saludos”. Posiblemente le molestó que recomendara, entre otras cosas, hacer una limpia de funcionarios panistas “ratillas”, corruptos.

    Pero lo prometido es deuda y vamos con el primer tema de hoy: La pretendida municipalización de Palaco, la hasta ahorita Delegación González Ortega que aloja una gran parte de la industria en Mexicali.

    Puedo entender que quieran independizarse poblaciones como San Felipe y San Quintín, ambas a gran distancia de Mexicali y Ensenada respectivamente, tal vez haciendo un buen estudio costo-beneficio salga conveniente para sus pobladores y los causantes. Lo que no puedo entender es esto de Palaco.

    Conocí Palaco por allá en 1963 cuando llegué a esta zona para chambear en Stauffer de México, una planta mezcladora de pesticidas líquidos y en polvo que estaba en el km 3 de la carretera a San Luis, R.C., más tarde, el 2011, tomé la dirección de Nutrimex situada en el km 11. En otras palabras, conozco bien el área, he constatado su crecimiento e importancia, los servicios y beneficios públicos que recibe, sus problemas y deficiencias.

    Y no le voy a dar muchas vueltas, estimado lector. No entiendo cuál es el propósito de hacer Municipio esta zona industrial. Lo único que se me ocurre es que sus patrocinadores lo que buscan es más burocracia, más chambas que se paguen con nuestros impuestos. Engordar más a este obeso gobierno que tenemos.

    El segundo tema que tenía en el tintero es el de los autos “chocolate”, esos cientos de miles de vehículos que andan por buena parte del país de forma ilegal. Desde mi punto de vista hay que terminar, pero ya, con este asunto. Dar todas las facilidades para legalizar y poner una fecha límite. De ahí en adelante, cero tolerancia.

    Se deben terminar los privilegios y formas de corrupción sin excepciones. Hay que hacer cumplir las leyes. Los “chocolates” son un pésimo ejemplo y confirmación de que existimos ciudadanos de primera y de segunda. Los que pagamos impuestos y los que no. Es absolutamente injusto.

    Por otro lado y en mi experiencia, tener un vehículo es un compromiso económico muy fuerte, he tenido varias experiencias. Recuerdo a una secretaria en Hermosillo que se cansó de andar en camiones y peseros, me comentó que se iba a comprar un carro para venirse a la oficina. No estuve de acuerdo. Le puse de ejemplo los muchos vehículos que tenía la empresa y lo que costaban en mantenimiento y gasolina. Se comportó como Gabino Barrera, no entendió razones, lo compró.

    Solamente duró unos ocho meses con el carro. Las descomposturas y la gasolina acababan con sus quincenas. Andaba como loca, descontrolada, muy seguido llegaba tarde y en ocasiones faltaba buena parte de las mañanas. Tuvo que volver a su nivel, reconocer que tener carro propio implica un alto costo, y si es usado, con mayor razón, las descomposturas, garantizadas. Y ni hablar de algún choque.

    Entiendo perfectamente que los vehículos de trabajo se necesitan pero tienen que salir del mismo cuero, si no tienes un sueldo sobradito, o en tu negocio volumen y márgenes que lo justifiquen, te vas a meter en un problema. Saldrá más caro el remedio que la enfermedad.

    En conclusión, ojo con darse “el lujo” de una charanga. Piénsalo bien. Opino que Cero tolerancia a los “chocolates”, o todos rabones o todos coludos.

    (*) El autor, 78 años, ingeniero agrónomo. Entomólogo algodonero Valle de Mexicali (1963-64). Agricultor 20 años Caborca (1971-94). En Sonora y BC directivo industria Plaguicidas 22 años y 8 en la industria Editorial. En Mexicali, Director Nutrimex (2011-14) (email: togomez39@gmail.com)

  • Opiniones sobre esta nota