EL ORADOR Y EL OTRO LENGUAJE




  • La comunicación es la función básica que nos permite a los humanos entrar en contacto con nuestros semejantes. De ella depende el funcionamiento de la sociedad. Por cierto especialistas en la materia afirman que existen diversos tipos de lenguaje,  además del verbal, que es el que conocemos. Estos otros son, sin pretender agotar la lista,  el escrito y  el de los gestos, o la llamada expresión corporal.   
    Es pertinente hablar de la expresión corporal porque todos trasmitimos mensajes por diferentes medios y no solo por nuestras palabras. La forma como  vestimos y nos paramos;  los objetos que usamos, como relojes y anillos,  los movimientos del cuerpo, el énfasis con que decimos algo    y  las expresiones del rostro le dicen algo a nuestro receptor, de tal forma que a veces hasta pueden contradecir lo que nuestras palabras afirman. De hecho el Dr. Habib Chamoun, especialista en el arte de la negociación, afirma que la comunicación humana está formada en un  10%  por palabras, otro 35%  por la inflexión y tono de nuestra voz y  del 55%  por lo no verbal.  Relacionado con el tema,  está la teoría de la imagen,  que se encarga de analizar todos los mensajes que proyectamos y recomienda las formas de controlar dicho mensaje.   Sobre esta teoría de la imagen ya hay en nuestro país un especialista,  Víctor Gordoa, que es además escritor del libro El Poder de la Imagen Pública  y  dirige un Instituto que ofrece cursos, una licenciatura y estudios de posgrado  sobre la materia.

    Para un orador, pese a que la palabra es su instrumento principal,  es importante que tenga presente que  hay  diversos lenguajes y no solo el verbal, como se afirmó líneas arriba. La efectividad de su mensaje no está en función únicamente  de  lo que diga, sino que también influirá la forma como se presente vestido, el contacto visual que haga con el público y  el tono de su voz. En este contexto conviene  que tenga presente que muchos expertos creen que la primera impresión que producimos en otra persona es la definitiva. Así entonces podemos concluir que  en el éxito del influye su presencia física, la seguridad que proyecte en cuanto se pare en la tribuna,   y  la manera como inicia su mensaje, además del contenido del discurso.
    Al respecto es importante que tome en cuenta que  aprender a utilizar la expresión corporal es una habilidad que no se logra fácilmente, como tampoco el poder comunicarse verbalmente bien se logra solo con un curso de unas cuantas horas,  como algunos comerciantes lo ofrecen y muchas personas lo buscan. Por el contrario  es una habilidad que requiere de práctica y esfuerzo 
    Quienes se  interesen en este tema deben de saber que existe una organización internacional,  denominada Toastmasters,  que tiene una metodología con más de 90 años de experiencia y es un 0065celente espacio para obtener las habilidades de comunicación y liderazgo. Para los interesados en el tema, El Club Innovación de Toastmasters Internacional sesiona los miércoles de las 19 a las 21 horas,  en el Edificio Anexo a la Biblioteca Central de la UABC y al Teatro Universitario. Se les  invita a que acudan, sin compromiso,  a una de nuestras sesiones.    
    *El autor ha sido diputado federal, docente universitario y director general del Cobach en BC

  • Opiniones sobre esta nota