SIN TAPUJOS. Hay que defender el agua




  • En pasadas colaboraciones me he ocupado del tema del agua enfocado a lo que sucede en nuestro Valle de Mexicali, desde hace tiempo soy un convencido de que hay que cuidarla y mucho. En esa tarea, estimado lector, aquí te voy de nuevo con unos cuantos números, de esos que no mienten.

    Al analizar sobre los resultados del uso del agua y como ya lo comenté en anterior colaboración, me encontré con que en esta pasada cosecha de trigo del ciclo 2016-2017 el promedio general fue de 5 mil 690 kilos por hectárea. Considerado bajo para una siembra con agua rodada.

    Si sabemos que el trigo necesita de una lámina de riego de poquito más de un metro y que llevar esa agua a las parcelas conlleva una pérdida estimada en un 40% por evaporación y fugas, se utilizó una lámina total estimada en 1.4 metros, es decir 14 millones de litros de agua por hectárea sembrada.

    Si haces una división, entre los 14 millones de litros de agua y los 5 mil 690 kilos promedio de trigo cosechados, encontrarás que se necesitaron dos mil 460 litros de agua para producir un kilo de trigo.

    La tonelada de trigo se paga alrededor de 4,700 pesos tonelada al productor, si redondeamos la cifra, el trigo se paga a unos cinco pesos el kilo.

    En otras palabras, se utilizan, aquí en el Valle de Mexicali, dos mil 460 litros de agua para producir cinco pesos de trigo, que no es utilidad, es ingreso bruto; falta restar los gastos de cultivo. En términos generales se estima que el productor triguero necesita de casi cuatro toneladas para pagar los costos actuales. Si saca menos, pierde dinero.

    Seguimos con los números. Si tú siembras Palmas Datileras con riego por goteo y utilizas esa misma cantidad de agua por hectárea, puedes aspirar, en cuatro o cinco años, a cosechar 70 kilos por árbol, por 156 árboles que caben en una hectárea, nos dan poco más de 10 toneladas por hectárea. Haciendo la aclaración de que las palmas datileras, a medida que van creciendo, necesitan más agua. Plantas adultas se estima que requieren de 17 a 25 millones de m3 por hectárea, dependiendo del tipo de suelo.
    Termino con los números. Con el trigo, con una cosecha promedio de 5.7 toneladas por hectárea, a cinco pesos kilo, se producen $ 28 mil quinientos pesos brutos.
    Con palma datilera, alrededor de 10 toneladas. A $25 pesos kilo en Deglet: $ 250 mil de ingreso por hectárea. Si es Medjool lo pagan de 4 a 6 dólares dependiendo del tamaño, unos 80 pesos kilo promedio; un ingreso de $800 mil pesos por hectárea. Los números hablan….y con voz fuerte.

    Conclusión

    Hay personas, estimado lector, a las que no les gusta ver la realidad, entender que muchas cosas que acostumbramos deben cambiar, aunque no nos termine de agradar. Una realidad, el mundo globalizado.

    Prefieren seguir con la demagogia, las frases cliché, las “leyendas urbanas” y demás artilugios para engañar a la gente que los sigue y apoya, ya sea por un convencimiento genuino o por el interés de una dádiva.

    El problema de fondo aquí en el Valle de Mexicali, no es la cervecería, ni la Coca Cola, ni Fevisa, ni tantas industrias que requieren agua, el problema es poner orden en su manejo, utilizarla con tecnología y cobrarla bien.

    Hay que defender el agua, sí, y hasta con las uñas, para que no se la roben, se maneje sin fugas y no se desperdicie en cultivos incosteables

    (*) El autor, 78 años, es ingeniero agrónomo, fue agricultor por más de 20 años en Caborca (1971-94). En sus inicios entomólogo algodonero en el Valle de Mexicali (1963). En Sonora, hasta 1985, directivo industria de plaguicidas por casi 22 años. En Mexicali, Director Nutrimex, Praderas El Colorado (2011-14).

  • Opiniones sobre esta nota