PUNTO Y APARTE. PELIGROSA INCREDULIDAD




  • Tras las recientes elecciones registradas en los estados de México y Coahuila, independientemente de los resultados preliminares, donde aparentemente el PRI resultó triunfador, se confirmó un hecho que pone en peligro la estabilidad político-social de miras a las elecciones del 2018.

    Por supuesto, nos referimos a la falta de credibilidad que tienen las instituciones electorales, y la fuerte percepción que hay entre la mayoría de la población, de que el gobierno federal metió las manos para que el PRI no perdiera ninguna de las dos entidades.

    Antes, durante y después del proceso electoral en ambos estados, han circulado ampliamente los detalles y la información en la que se ha hablado no solo de la intromisión de las autoridades, sino también de supuestos actos de manipulación, que llevaron a los resultados que ahora conocemos.

    Independientemente de los números finales, tanto el PAN en Coahuila, como Morena en el Estado de México, han presentado pruebas de posibles irregularidades, por lo que ambas elecciones se irán hasta las últimas consecuencias legales. Esto es sumamente peligroso, pues a menos de un año de la elección presidencial, el hecho de que existan terribles dudas respecto al proceder de las autoridades electorales, y que se denote una fuerte influencia del gobierno federal, ponen en un relieve de incertidumbre lo que podría suceder en el 2018.

    Los fantasmas de prácticas que se creían superadas en torno a la manipulación de resultados electorales, volvieron a aparecer en las elecciones del Estado de México y Coahuila, por lo que el ambiente enrarecido, revuelto y convulso, amenaza con aparecer para la elección en donde habrá de elegirse al próximo presidente de la República.

    Aunque no se han dado a conocer encuestas respecto al nivel de confianza de la población con respecto a las autoridades electorales, no hay que ser adivino para saber que probablemente se encuentre en los niveles más bajos de su historia. Esta peligrosa incredulidad hace pensar en lo que podría suceder la noche del primer domingo de junio del 2018, si la población no acepta o no confía en el resultado final de la elección, sobre todo si es sumamente cerrado, como parece anticiparse desde ahora.

    Lo anterior pone en una situación de mayor compromiso a los tribunales electorales, sobre todo ahora que deban de resolver las impugnaciones y denuncias con respecto a las aparentes irregularidades registradas en las elecciones coahuilenses y mexiquenses.

    Así las cosas, de igual manera el caro y cuestionado Instituto Nacional Electoral deberá dar señales de mayor autoridad, transparencia y autonomía de cara al proceso electoral 2018, el cual prácticamente ya arranca en septiembre próximo. A final de cuentas, a nadie conviene la peligrosa incredulidad de la población hacia las instituciones electorales y los aparentes resultados del voto popular.

    PD1: Mañana miércoles estará en Mexicali el ex priista David Saúl Guakil, quien anunciará formalmente su adhesión a Movimiento Ciudadano, y quien seguramente aparecerá en las boletas electorales en el 2018 bajo las siglas del partido naranja.

    PD2: Aunque todavía no se cierra el tema de las posibles alianzas de los partidos de izquierda con respecto a las elecciones del 2018, y que pueden dar un bosquejo rumbo al 2019, en Baja California prácticamente ya amarraron ir juntos Morena y el PT. Tras el Consejo Político realizado por el Partido del Trabajo, tuvieron como invitado al dirigente de Morena, Jaime Bonilla, donde aseguraron que irán juntos en el 2018. En la Ciudad de México, también Andrés Manuel López Obrador dejó entrever que por ahora, solo le interesa una alianza con el PT.

    Correo Electrónico: ruvalcaba.hugo@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota