Una semana después de las elecciones




  • Cuando se piensa que ya se ha visto todo, pues no la capacidad de asombro no debe agotarse, eso nos paso con la pasada elección de Estado de México, a media noche el PREP del Estado de México a las 12 de la noche, daba por ganadora a Delfina de Morena, nos acostamos sin sorpresas, pues las encuestas casi todas lo decían que Delfina encabezaba las encuestas, pero que paso, en la noche o de madrugada cambiaron los datos a favor de Alfredo del Mazo. Con menos del 1%.

    Bueno se dijo hay que esperar al conteo en los distritos, para la revisión de toda la documentación electoral, a partir del miércoles de esta semana, y al final se ratifico el "supuesto" triunfo de Alfredo del Mazo, y porque el supuesto, pues porque durante el proceso electoral se documentaron un sin fin de irregularidades, en las que incurre el PRI y sus aliados en la elección, y que fue denunciado por diversos actores políticos, incluyendo el PAN que en la conferencia de prensa Josefina, señala el uso faccioso de las instituciones, así como la visita de más de 100 veces de funcionarios públicos federales promoviendo programas sociales. Señalan que impugnaran la elección. En el caso de Morena también recurrirá a los tribunales, por diversas irregularidades, la desleal competencia de todo el aparato de estado volcado a favor de Alfredo del Mazo, sin contar las prácticas de la compra y coacción de voto.

    Esta elección es el preámbulo de la elección federal, significa que el PRI y sus aliados harán otra vez lo mismo, se volcaran ahora en todo el país con los programas sociales, en la compra y coacción del voto, los priistas han demostrado que no están dispuestos a ceder el poder, ni permitir que el voto ciudadano libre defina.

    Es decir nuevamente nos vuelven a los 80 que el gobierno definía todo lo que en materia electoral sucedía en México, si los tribunales nuevamente se hacen de la vista gorda de que no hubo irregularidades en el pasado proceso electoral, tanto en el estado de México, y otras entidades, nos dejan a los ciudadanos indefensos, y todo el aparato institucional, es decir organizamos electorales estatales y federales, haciéndose como que no ven ni oyen, y si los tribunales nuevamente repiten esta conducta omisa a los delitos electorales, que nos queda a los mexicanos, si nos secuestran las instituciones encargadas de ser los árbitros imparciales.

    Hay en la ciudadanía un profundo desanimo, una desesperanza, pues no avanzamos sino retrocedemos, otra vez dos décadas para atrás, cuando creíamos que el sistema electoral, esto es sus leyes e instituciones, se habían mejorado, pues no. Nuevamente fueron secuestradas, y colocan a individuos que no cumplen sus tareas constitucionales, de velar por ese marco normativo.

    Y me refiero al los consejeros del Instituto Estatal del Estado de México, que permitieron sin pudor un sin fin de irregularidades, faltas y omisiones, y que resulto que la contienda no fuera justa ni equitativa.  

    Esperemos que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación este a la altura de su encargo constitucional, pero y si el tribunal tampoco ve ni reconoce fallas e irregularidades, que nos queda.
     

  • Opiniones sobre esta nota