SIN TAPUJOS.Dos temas: Ruffo y el agua para la cervecería




  • Debo admitir que desde este “elegante mirador”, como escribía un viejo columnista
    sonorense, no se aprecia una gran polvareda con la propuesta que hizo Ernesto Ruffo aquí en Mexicali la semana pasada y que se puede resumir con la frase: Aquí estoy si me quieren.
    Recibí comentarios del tema de la Ruffomanía II de varios amigos pensantes, de esos que ya no se cuecen al primer hervor. Hubo de todo, como en botica, desde el clásico “puede jalar”, hasta el mexicanísimo “está muy ca…on”.
    Para que te quede más claro, estimado lector, aquí te va una de las opiniones que me pareció más interesante, y con la cual concuerdo, para que aprecies mejor la cuadratura del círculo.
    “Ruffo fue un buen gobernador de BC, de esto no tengo duda; Honesto, juicioso, se rodeó de un buen equipo (con un que otro prietito en el arroz, lo que confirma la regla). Hizo muchas cosas buenas, le pegó duro a la corrupción y en síntesis hizo muy buen trabajo. Estimo que muchos opinan igual.
    Pero eso fue hace más de veinte años, Ruffo terminó su sexenio en 1995. Desde aquella
    fecha se ha sabido poco de su labor. Como Zar de la Frontera no pasará a la historia. De su paso como Senador muy poco ha hecho, como él mismo reconoce. En concreto, me parece que no ha hecho méritos como para despertar una nueva Ruffomanía.
    El principal problema del Ruffo actual es que sigue siendo parte del Sistema que ahora
    critica, con muchísima razón. Pero no hay vuelta: Es Juez y Parte.
    Para iniciar una campaña que lo llevara a una segunda edición de su fuerza política aquí en BC, que luego se extendiera al resto del país y culminara con una candidatura a la
    Presidencia de la República, lo primero que tendría que hacer Ruffo es renunciar a la
    Senaduría, con todo lo que ello significa.
    Levantar la mano para proponer el cambio que tanto necesitamos, sin dar una muestra clara de independencia, no serviría de nada. La Ruffomanía II correría el riesgo de nacer muerta”.
    Así terminó mi amigo, para más señas caborquense de nacimiento y avecindado aquí en BC desde hace más de 40 años. Conoce el tema.
    Y hasta aquí la dejo, estimado lector, que también conoces el tema, ¿Y tú qué opinas…como ves a Ruffo…crees que la pueda hacer?

    EL ASUNTO DE LA CERVECERÍA

    Delicado, enredado y varios adjetivos que terminan en ado, algunos no publicables por la
    moral y las buenas costumbres. Tremendo trompo al uña, como dirían en Pitiquito, el que se echaron encima los tres niveles de Gobierno, el sector agrícola, los empresarios y la población en general.
    El asunto francamente está difícil pero pudiera resolverse en forma sencilla realizando un
    estudio COSTO-BENEFICIO con datos reales, con números que pudieran contestar esta
    pregunta básica: ¿Qué nos conviene más a los habitantes de Mexicali entre estas dos
    alternativas?
    Primera. Que se siga utilizando buena parte del agua disponible en la siembra de algodón y trigo, cultivos en general de baja rentabilidad actual.  ¿Cuánto pagan los productores por utilizar esa agua?
    Segunda. Vender una parte de esa agua utilizada para algodón y trigo a la Cervecería, pero a un precio EL DOBLE o ELTRIPLE de lo que pagan los productores.
    El sobreprecio obtenido destinarlo a los ex productores de trigo y algodón que resulten, para que cambien de cultivo y de sistema de riego. Ahí están las hortalizas y la Palma Datilera como ejemplos. Es cuestión de sentido común, de pesos y centavos. Y de aceptar los cambios.
    Esta es mi opinión, estimado lector ¿Y cuál es la tuya, si se puede saber?
    (*) Ingeniero agrónomo. Residente en Sonora y BC desde 1963. Actualmente en Mexicali. Email: togomez39@gmail.com

  • Opiniones sobre esta nota