LAS VERDADES DE TRUMP SOBRE MEXICO




  • Lo peor que le puede pasar a un político es que le señalen sus faltas y que lo expongan, aunque ellos crean que no los vemos porque los negocios los hacen escondidas, tarde o temprano la sociedad se entera de estos arreglos o actos de corrupción y salen a flote ante la sociedad y ante todo mundo, los ven y ellos creen o se hacen como que no los ven, pero cuando alguien con más poder que ellos los señala se indignan, como es el caso Trump, que los tiene azorados, aterrorizados y en la lona.
    Donald Trump se ha encargado de construir una pésima imagen de sí mismo desde el inicio de su campaña a la Presidencia de Estados Unidos, ahora como presidente es peor: Racista, misógino, homofóbico, narcisista, autoritario, déspota y demás, son algunas de las características que a los ojos del mundo ya lo distinguen, furibundo anti mexicano, con una obsesión patológica, ha tirado golpes desde todos los ángulos contra México y los mexicanos, como si fuéramos su piñata, y prometiendo cancelar el NAFTA (siglas en ingles del TLC), deportar a mas de 7 millones de paisanos, meter las manos a nuestro país para controlar la inmigración, el narcotráfico, la seguridad fronteriza, la presencia de sus agencias de seguridad en territorio mexicano, vigilar las inversiones extranjeras en industria automotriz, remesas, empleo y la construcción de un enorme muro (pagado por nosotros, y que este bonito) para que sea visible desde la luna porque como vecino distante no quiere ni vernos, acusando a nuestro gobierno de corrupto e ineficiente y a nuestros migrantes de mafiosos, delincuentes y demás descalificativos y malos atributos, con esto inicia la palestinización de los mexicanos.
    Pero este es un nuevo distractor de nuestro gobierno ante la sociedad, hacernos creer que Trump, es el verdadero problema en México, ante los desatinos de la clase gobernante, siempre buscan un culpable fuera de ellos, por fin van a dejar en paz a López Obrador, ahora Trump es el culpable de todo lo que pasa en nuestro país, la devaluación, no es por la fuga de capitales de la clase empresarial y gobernante de nuestro país, sino de las declaraciones de Donald, créanlo Ustedes, será ese el problema?, los migrantes que van en busca de trabajo a USA, no es por el fracaso de las políticas de desarrollo, o es obligación de E.U. emplearlos y asistirlos, o somos un pueblo gobernado por Mefistófeles (Mefistófeles significa, por sus raíces griegas el que no ama la luz, el que no ama la verdad ni la belleza ni la justicia), Por desgracia la verdad es muy impopular.
    Es buen tiempo para reflexionar porque estamos como estamos?, deberíamos de estar mejor?, podemos?, o seguiremos haciéndole el juego a nuestros pésimos gobernantes que de todo quieren sacar provecho, ahora pidiendo unidad bajo la cantaleta del fetiche del nacionalismo. En lugar de apoyar a Peña, debemos exigirle un plan de desarrollo nacional, de empleo, de fortalecimiento del mercado interno, de distribución de la riqueza, de austeridad republicana y de fortalecimiento de nuestra soberanía en los hechos y más allá de los discursos
    En México la violencia es endémica. Lo mismo sucede con la corrupción, con la impunidad, con la injusticia, con la pobreza, con los políticos ladrones y con la mediocridad de nuestros gobernantes, la violencia y sus consecuencias han sido terribles. En muchas ciudades la vida nocturna ha desaparecido, los turistas han dejado de venir, el miedo se ha convertido en norma, la inversión extranjera ha decaído, la desconfianza se ha multiplicado y los impuestos que todos pagamos de poco sirven, el problema ha adquirido dimensiones inconmensurables. Se ha reproducido en forma geométrica y no hay visos de mejoría. Tanto el narcotráfico como la corrupción han rebasado lo permisible. Para quienes la ejercen, la violencia carece de límites. Le pregunto al gobierno cuánto nos cuesta la violencia y cuál es su sentir con respecto a que en México la violencia sea mayor que en Ruanda y que en el Congo.
    La mayoría de quienes tienen hoy el poder político en sus manos, en los tres niveles de gobierno, tienen como preocupación esencial la acumulación de riqueza mediante desviaciones delictivas. Por todo ello, quienes gobiernan sólo recurren a la demagogia declarativa, al control de medios de comunicación y, frente a situaciones que no pueden controlar, al uso de la fuerza pública. Los políticos de todos los partidos se corrompieron y son como poderosas serpientes que agobian –porque agobiada y angustiada se ve– la cabeza de la Medusa: muere una y nace otra, y envenena por igual a quien la combate y a quien la consecuente, así como la corrupción intoxica a quien la práctica y a quien la persigue.
    En las elecciones para gobernadores, diputados y senadores de todos los partidos políticos sin distingo (y la ideología?, izquierda- derecha?) se pasean entre nosotros como lobos hambrientos de cargos públicos porque ya saben que los ganadores recibirán un pase al poder y la riqueza, los moches, la inmunidad y la impunidad. No necesitarán rendir cuentas porque tendrán el control total del poder político hecho a modo de su perpetuidad.
    Misma vieja pregunta, con carácter urgente: ¿es posible cambiar el sistema político desde dentro? ¿Con las reglas de la pandilla de partidos y poderes legales y fácticos? ¿Pondrían en riesgo sus negocios y compromisos para que llegue un partido o una persona o grupo que quiera ir tras ellos y ser distinto? o por los independientes que ya se exhibieron, son independientes de ¿qué o quién? Finalmente pertenecen y saben de las mañas de los partidos, sólo que "por no haber sido postulados" por sus partidos, van en juego extra.
    Pero por fortuna, apareció una nueva luz, un despertar Mexicano con nuevos bríos en nuestra juventud, y Mexicali destaca entre estas ciudades. La presente rebelión de las juventudes lleva implícito el agotamiento de un modelo que los destierra como seres humanos. Les ha quitado la esperanza y los deposita en ignominiosa condición de descartable sobrevivencia. Les negó vitales seguridades, el empleo, la tranquilidad, les achicó horizontes y desprecia sus arrestos para arrumbarlos en el rincón de la precariedad. No hay en estos alegatos ironías o exageraciones. La brutalidad del presente bajo el control neoliberal no tiene parangón temporal, están viendo que en su vida el sistema le ofrece un presente y un futuro sin trabajo, sin escuela, sin familia que formar, y, en el campo, sin tierras que labrar o sin ganado menor o mayor del que vivir, y les han aplicado el viejo lema de san Ignacio de Loyola; En una fortaleza asediada, toda disidencia es traición.
    Y de los niños, de los 2 millones 500 mil menores que trabajan en el país, 46 por ciento no tienen salario sólo reciben comida y un lugar para vivir. Es decir, un millón 150 mil son explotados, y únicamente se les da lo mínimo para su manutención, la agenda social está en hibernación ene nuestro país, con una lista de pendientes sobre los derechos humanos, los feminicidios, desarrollo con sustentabilidad referido no solo a ecología y medio ambiente (aire, agua y tierra) sino de todos los seres vivos: Hombre, plantas y animales y tantos pendientes que sería tediosos mencionar.
    Al final después de tantas promesas desde Salinas, Zedillo, Fox y Calderón, que nos hicieron creer que estaríamos en el primer mundo, que privatizando tendríamos mejores ferrocarriles, carreteras, transporte en general, mejor sistema educativo, avances científicos, infraestructura, empleo bien remunerado, seguridad pública y social: “el paraíso que para que la disfrutaran nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos y los hijos de estos y al final la respuesta de Peña Nieto fue: Ya se nos acabo la gallina de los huevos de Oro (refiriéndose al petróleo), se acabaron los recursos públicos, ahora, quieren servicios, páguenlos Ustedes. Mientras que la clase político-empresarial dedicada a vaciar los depósitos petroleros y saquear la empresa productiva del estado, la ha endeudado hasta la coronilla mientras ellos se han embolsado los voluminosos ingresos provenientes de nuestros recursos naturales, petróleo, oro, playas y demás, nos quieren pasar la factura de sus despilfarros y corruptelas.
    Por fortuna en esta Primavera Mexicana manifiesta en estos días de indignación ciudadana por el incremento de los combustibles, queda más que demostrado que el enojo de las mayorías ciudadanas descalifica no solo a Peña Nieto, sino a toda la clase gobernante que nos ha sumergido en la incertidumbre y que ojalá y se transforme en movimientos de resistencia y desobediencia civil. Es buen momento para pensar en un cambio de a deberás, en un cambio estructural, se nos está acabando el tiempo, tenemos que cambiar nosotros y no esperar a que tome las riendas de nuestro país Donal Trump, articulemos una gran red nacional “Un podemos mexicano”, para Un Nuevo Pacto Nacional.
     

  • Opiniones sobre esta nota