Bonilla en el centro de la atención, por Ramón Alberto Garza